Días Desur nació hace 10 años y medio con muchas ganas de dar de comer en Santander todas esas cosas ricas que habíamos comido alrededor del mundo, y en el norte y sur de España. ¡Y a cualquier hora! Días Desur nació desde el mestizaje, de los turnos para padres y madres en horario de mañana para que pudieran conciliar, nació con programas de reinserción en plena crisis y con gente que en el mundo laboral consideran “demasiado mayor”.

10 años y medio aquel Santander que acogió Días Desur es otro Santander. Hemos crecido cocinando y sirviendo, y entre medias, hemos intentado seguir viajando. Santander evoluciona, Santander respira, Santander mira al mar, Santander marca, Santander no se calla, Santander grita, Santander retrocede tanto algunas veces que duele, Santander ve películas y algunas no se las cree, Santander prueba, Santander repite si le gusta, Santander te acoge cuando sopla nordeste.

Todos en algún momento habéis apoyado a este proyecto que es Días Desur. Todos formáis parte de esta cadena tipo blockchain, en la que Santander apoya iniciativas solidarias y sostenibles. Entre desayunos, comidas y cenas, y haciendo números, en estos 10 años y medio hemos servido 750.000. Y esta cifra impresiona, y más sabiendo que ha generado una media de 30 puestos de empleo al año. Además, hemos puesto en circulación un montón de euros entre vosotros y nuestros pequeños productores ecológicos.

Llevamos un tiempo reflexionando juntos sobre el futuro de Días Desur. Es un futuro ilusionante. Es un lugar donde cocinamos para que los demás disfruten y puedan elegir entre 50 platos, que no es poco, pero que también se lo puedan llevar a casa porque, efectivamente, en estos 10 años nuestras costumbres también han cambiado. Ahora nos reunimos más en las casas y encargamos con más frecuencia comida para llevar; cocinamos menos, porque trabajamos más. Nos da pereza comprar en el mundo real, así que lo hacemos en el virtual. Un clic y otro clic, ziszás, y lo tenemos en casa ¡ya!

Al mismo tiempo, también nos preocupamos más por lo que comemos y por su trazabilidad. Queremos saber que quien nos cocina tiene unas condiciones laborales justas, que la ternera que comemos es ecológica, de la cooperativa Siete Valles de Montaña, que los alimentos no tienen antibióticos, colorantes ni conservantes, que el pescado es fresco, de la lonja de Santander.

Y con todas estas reflexiones y preocupaciones, con la inteligencia colectiva y las ideas de todos, nace el nuevo concepto de Días Desur. Un buffet de 50 platos variados, con opciones vegetarianas y veganas; un expositor de nuestros pequeños productores ecológicos; un take away para repartir felicidad en forma de comida por toda la ciudad. Pasen y vean.